Ya Sabes Como Escribo

Posted on Posted in Ya sabes como escribo

Ya sabes cómo escribo
Dime por qué
tuve que asomarme
a tu ventana para ver
que aquí bajo tu falda
para la estación del tren
y esperan los enfermos
curas a su perdición.

Dime por qué
no soy el único
a quien tú has fingido no querer.
Si hablases por las claras,
No estaría aquí de pie.
Hoy pintaré mi cielo
más abajo cada vez.

Que tú sabes que yo
Y tu orgullo, somos dos
que sueñan con tocar tu cuerpo
en cualquier ascensor.

Ya sabes cómo escribo,
verme junto a tu ombligo
será un renglón exacto
en la canción que haré contigo

!Y que arda la razón!
Tumbada en el colchón
que eché a la lumbre
y ,seco, susurró a tu calentón

que estaba decidido
a hacerme preso de la prisa
y no atinar a abrir
ningún botón de tu camisa.

Tarda este reloj.
Susúrrame otro: “Dios…”
Dejé a Venus sin monte
y sin el mar a Poseidón.

Ya estaba decidido
a hacerme preso de la prisa,
a ver si puedo abrir
cualquier botón de tu camisa.

Dime por qué
hablas un idioma
que yo intento no entender,
juegas otra liga
que supera mi nivel,
quieres desnudarme
solamente el corazón.

Dime por qué
quieres repetir
sin haberlo hecho ni una vez,
quieres apostar
teniendo en mano dos y diez;
quieres barajar
las cartas de esta perdición.

Que tú sabes que yo
Y tu orgullo, somos dos
que sueñan con tocar tu cuerpo
en cualquier ascensor.

Ya sabes cómo escribo,
soy quien mantiene vivos
los versos de tu cuarto,
los acordes de tu olvido.

!Y que arda la razón!
Tumbada en el colchón
que eché a la lumbre
y ,seco, susurró a tu calentón

que estaba decidido
a hacerme preso de la prisa
y no atinar a abrir
ningún botón de tu camisa.

Tarda este reloj.
Susúrrame otro: “Dios…”
Dejé a Venus sin monte
y sin el mar a Poseidón.

Ya estaba decidido
a hacerme preso de la prisa,
a ver si puedo abrir
cualquier botón de tu camisa.

Después de ti,
duermen gatos en mi cuarto,
ahora nunca me levanto

A ver…

¿Por qué arde la razón
Tumbada en el colchón
Que eché a la lumbre
Y seco susurró a tu calentón?

Que estaba decidido
A hacerme preso de la prisa
Y no atinar a abrir
Ningún botón de tu camisa

Tarda este reloj
Susúrrame otro: “Dios…”
Dejé a Venus sin monte
Y sin el mar a Poseidón

Ya estaba decidido
A hacerme preso de la prisa
A ver si puedo abrir
cualquier botón de tu camisa

!Dime por qué¡

© Letra y musica: Jálber 2016