A Tres en Tres Callejones

Posted on Posted in Ya sabes como escribo

Sus amores la mataron
porque ella los mató;
porque al dejar enamorado a un hombre,
al otro se lució.

Nadie tiene culpa
de su juventud,
su falta de metas,
su fiel inquietud
Su cintura hace de cebo
mientras cae un corazón.
Su boca muerde en el anzuelo
que le hará pagar su error.

Y no disimula
cuando el calentón
quema y se desnuda
¿donde está el honor?

Me quedo quieto:
me mira y se esconde.
Le tiembla el cuerpo
si escucha mi nombre.

Y se hizo dueña
de los corazones:
a tres por pecho;
a tres en tres callejones.

Disimula su nostalgia
con sonrisas de cartón.
Fui mago y le ofrecí mi magia
que por trucos rechazó.

Siempre da la espalda
a cualquier señor,
bajo de su falta
nadie puso amor.
Si se basa en objetivos,
disfrutar que sea su Dios,
que nadie piense que está vivo
el fuego de su corazón.
Nadie sabe atarla,
“nunca sale el sol”
dicen las mañanas
de su habitación.

Me quedo quieto:
me mira y se esconde.
Le tiembla el cuerpo
si escucha mi nombre.
Suplica al cielo
si no ve razones.
Se hartó de besos:
a tres en tres callejones.
Aprende a caminar,
cuidao’ que ya no te empuja el aire.
Y sueña en libertad,
que nunca se te adelante nadie.
Acaba de llorar
-que cuando empieces no sea tarde-.
Da igual que seas mi paz,
que yo te aprecio y tu lo sabes.

Aprende a caminar,
cuidao’ que ya no te empuja el aire.
Y sueña en libertad,
que nunca se te adelante nadie.
Acaba de llorar
-que cuando empieces no sea tarde-.
Da igual que seas mi paz,
que yo te aprecio y tu lo sabes.

© Letra y musica: Jálber 2016